Sexo en Stèreo-Inma Buendia y Estela Buendia

Hola

Sexo en Stèreo es un site dedicado a la normalización y educación sexual. Para ello, utilizamos toda la información que la sociedad nos brinda desde la cultura, la investigación y la ciencia. 

 

ODIO SAN VALENTIN PERO HE SUCUMBIDO A ÉL

ODIO SAN VALENTIN PERO HE SUCUMBIDO A ÉL

Nunca he celebrado San Valentín. No es que no haya tenido parejas con las que poder ir a cenar por el doble de dinero que cualquier otra noche; estrenar lencería roja, o a las que enviar flores. Es que siempre he odiado el 14 de febrero (como mucha gente) por lo artificial que resulta festejar en un día impuesto y patrocinado por El Corte Inglés, los sentimientos que hay entre dos personas. Y aunque a mi, personalmente, no me va eso de recordar fechas de momentos significativos de mis relaciones (los momentos sí, las fechas no), creo que lo suyo es que cada pareja celebre sus efemérides de la forma que deseen.

Esta vez he decidido ir en contra de mis propias ideas. En lugar de echar sapos y culebras sobre una edulcorada tradición que proclama el amor romántico como el Santo Grial al que aspirar para alcanzar la felicidad; me he lanzado en dirección a la verno. 

He pasado el fin de semana previo a San Valentín devorando dulces con forma de corazón mientras me tragaba varias de las que se consideran las películas románticas más vistas de la historia. Este ha sido mi particular experimento sociológico, y esto es lo que he aprendido sobre mi misma y sobre el amor. 

Titanic, Los Puentes de Madison, Pretty Woman, Notting Hill y Dirty Dancing. El destino se abría ante mí mientras yo me disponía a serme completamente infiel. 

Qué decir de Titanic...¿Soy el rey del mundo? ¿En serio? No acabo de verlo. No me extraña que la Winslet pasara de él en cuanto vio que el barco se hundía. Yo creo que sí había sitio para él en la barca aquella. Fue una cobra en toda regla. De esta película me quedo principalmente con la orquesta, que como en el verdadero Titanic, no dejó de tocar hasta el final. Y con Winslet, una feminista que pasa de DiCaprio y apuesta por salvarse ella. Qué amor ni qué amor....yo me salvo el culo! Y me parece bien, porque las mujeres siempre asumimos el rol de cuidadoras, de velar por el resto antes que por nosotras. Sí, puede que Titanic sea una película feminista a pesar de todo. Yo ahí lo dejo.

Más allá del hecho de que en todas ellas el patrón de pareja perfecta es heterosexual, lo más destacable es su carácter machista. Nothing Hill y los Puentes de Madison inciden en esta idea de manera mas leve, pero no dejan de reforzar roles masculinos y femeninos más que manidos. Julia Roberts interpreta a alguien que, en lo más alto de su carrera y en lo más bajo de la misma (actriz y prostituta respectivamente) en Nothing Hill y Pretty Woman es una mujer débil, atrapada en su feminidad. En Dirty Dancing y Pretty Woman las protagonistas tienen la gran suerte de que el chulazo de turno con éxito las ha elegido, a ellas precisamente, a pesar de ser pobres o mojigatas. Además, en el caso de la Roberts, no tendrá que preocuparse por el trabajo nunca más ¿Qué más se puede pedir?. En Dirty Dancing a ella le llaman Baby. Creo que está todo dicho. Su alegato en favor del aborto, no obstante, no deja a la película en tan mal lugar.

Definitivamente me quedo con Los Puentes de Madison. A pesar de ser una ficción, el abordaje de la historia me parece el más real. Rompe con los estereotipos de pareja joven que se enamora, huye de lugares comunes y muestra cómo el miedo va de la mano del enamoramiento. 

He Tenido Un Affaire

He Tenido Un Affaire

SER UNA SEX SYMBOL ES UN INFIERNO

SER UNA SEX SYMBOL ES UN INFIERNO