Sexo en Stèreo-Inma Buendia y Estela Buendia

Hola

Sexo en Stèreo es un site dedicado a la normalización y educación sexual. Para ello, utilizamos toda la información que la sociedad nos brinda desde la cultura, la investigación y la ciencia. 

 

No quise decirle "No sin condón"

No quise decirle "No sin condón"

Es domingo por la tarde. Tras ir a comer con mis padres a casa de mis abuelos, me he despedido de todos diciendo que iba a casa de una amiga, pero les he mentido. En realidad he venido al centro de salud. 

En Internet he visto que era la mejor opción para mi. Sólo espero que la persona que me atienda no me juzgue porque yo ya lo estoy haciendo desde ayer. Me siento idiota. Me he traicionado a mi misma y aún no sé por qué. Cuando debí decir no, me quedé callada. No quería que él pensara que no me gustaba o que no me fiaba de él. Ahora, en la sala de espera, intento contener los sentimientos de rabia, frustración y decepción. No quiero llorar aquí, ni se lo quiero contar a nadie. 

Sucedió ayer. Tras varias semanas quedando con Javi, tenía muchas ganas de estar a solas con él. Me moría por desnudarle y besarle todo el cuerpo. Sus padres se habían ido a su casa del pueblo y él se había quedado con su hermana. Todo estaba a favor. 

Depilación, maquillaje y camiseta nueva. Me sentía guapa. Lo tenía todo excepto una cosa: un condón. No había caído en la cuenta de comprarlo. Quizá porque di por hecho que sería él quien se encargaría de ello. Sí, tuve una actitud machista y no me hice cargo de la situación desde el principio. Estaba dejando las riendas en él, lo cual ahora sé que no era justo para ninguno de los dos. Menos aún para mi, vista mi situación. 

Y resulta que no; que Javi no tenía un condón. Para cuando nos dimos cuenta, ambos estábamos desnudos y súper excitados. "No quiero parar", me dijo. "Confía en mí, la sacaré antes". No fui capaz de decirle que no, que no quería hacerlo así porque sabía que existía el riesgo de embarazo, y por las infecciones. Pero me callé. Le quise complacer. Puse sus deseos por delante los míos y ahora no quiero verle.  Me ha enviado un par de mensajes que no he contestado. 

Es mi turno. La doctora me escucha y entiende lo que ha pasado. Sale y vuelve con una pastilla y un vaso de agua. "La píldora del día después es gratuita en los centros de salud de esta comunidad", afirma. Menos mal, pienso; porque no tengo los 20 euros que me constaría conseguirla en la farmacia. Sin un ápice de condescendencia, me explica el mecanismo de acción del fármaco. También me habla del concepto de asertividad y de los Derechos Sexuales. 

Sentada en un banco no paro de darle vueltas. ¿Qué ocurrió? Delegada de clase, acostumbrada a exponer mis ideas y defensora de las injusticias, no supe reafirmarme y expresar mis sentimientos. De hecho, me fui de casa de Javi diciéndole lo bien que habíamos estado y que seguro que repetíamos. 

Debo responder a sus mensajes. Quiero explicarle que yo no me lo pasé bien porque estaba preocupada, y que ambos cometimos una imprudencia. Ojalá lo comprenda. Si no lo hace, tendré que decirle adios. 

Más información sobre la píldora del día después aquí.

Bebé con B de Bomba

Bebé con B de Bomba

Mis novios, sus ex y yo

Mis novios, sus ex y yo