All in LÍNEA CALIENTE

Yo también sucumbí a Tinder

Me instalé una aplicación. Parecía algo sencillo: sólo tuve que elegir unas fotos mías y ya estaba lista para descubrir lo que sucedería. Ver fotos pasar y pasar hasta que alguien te llama la atención me resultó un poco frío al principio, pero poco a poco fui hablando con uno y con otro.