Sexo en Stèreo-Inma Buendia y Estela Buendia

Hola

Sexo en Stèreo es un site dedicado a la normalización y educación sexual. Para ello, utilizamos toda la información que la sociedad nos brinda desde la cultura, la investigación y la ciencia. 

 

Placer, S.A. (Sexo Anal)

Placer, S.A. (Sexo Anal)

El sexo anal siempre ha estado y continua estando en el foco de la polémica. Mientras que desde la perspectiva gay cada vez se asume de una forma más positiva, llegando a menudo a jactarse de que "una vez lo pruebas, no lo dejas", el mundo heterosexual se muestra receloso ante dicha práctica. Dicen que Alejandro Magno y Julio César ya lo disfrutaban, de modo que no por polémico y poco tratado (sí, se habla muy poco de ello) es precisamente una novedad. Pese a que los estudios confirman que la sodomía existe desde siempre, el sexo anal no deja de tener connotaciones negativas o sucias. Al fin y al cabo, el ano es por donde defecamos. Sin embargo, también contiene miles de terminaciones nerviosas que hacen que su estimulación resulte muy placentera. Por eso, desde Sexo en Stereo nos hemos propuesto limpiar su buen nombre.

Si aún no te has lanzado a experimentar con esta parte de tu cuerpo, te damos unas pequeñas claves antes de que te entregues al goce del Placer, S.A.:

Para empezar, es importante mantener la higiene. Puedes usar un enema o un adaptador con forma de tubito para el bidé o la ducha (quitando la alcachofa). Siéntate en el bidé o en el inodoro y deja que el agua templada entre. Conténla unos segundos y expúlsala. Repite varias veces. Evita realizar la penetración inmediatamente después, para permitir que la mucosa se regenere. En caso de sufrir alguna dolencia intestinal, es preferible consultar antes con tu médico ya que puede haber contraindicaciones.

 

 
 

 NO TIENE RELACIÓN CON LA ORIENTACIÓN SEXUAL. DE HECHO, SÓLO EL 50% DE LOS HOMBRES GAYS LO HAN PROBADO, Y MENOS DEL 30% LO PRACTICA REGULARMENTE, SEGÚN DATOS DEL DR. JACK MORIN, AUTOR DE "ANAL PLEASURE & HEALTH".

 
 

 

Es interesante jugar con todo el cuerpo antes de pasar al coito anal. Además, podemos estimular el ano con la mano, con la lengua o con juguetes eróticos, de forma que la excitación propicie que toda la zona genital esté más irrigada de sangre, y el recto no se contraiga. A diferencia de la vagina, el ano no cuenta con una lubricación natural, por lo que la obtendremos besando y lamiendo el ano y/o utilizando lubricantes. Con todo ello evitaremos molestias o el tan temido dolor.

Tanto si se introduce el pene, como si se usan dispositivos de juguetería erótica, es importante tomar precauciones de cara a evitar la transmisión de infecciones (además de la higiene previa). El preservativo es el método idóneo. Hay que tener en cuenta que no se debe realizar contacto vaginal inmediatamente después de haber realizado el contacto anal, o a la inversa. Nos cambiaremos de condón o limpiaremos el dispositivo utilizado, según el caso, entre ambas prácticas. Lo mismo se aplica a otras prácticas como la masturbación o el sexo oral; deberemos limpiarnos o cambiar de condón.

Dado que el esfínter es un músculo, podemos entrenarlo de cara a dilatar el ano. Se suele recomendar empezar con un plug anal. Puedes sentarte en el plug e ir dejándote caer, las primeras veces. Los hay de diferentes tamaños, de manera que iremos pasando a un tamaño mayor de forma progresiva según nos vayamos familiarizando con la penetración.

El recto tiende a succionar. Por eso, los dispositivos anales siempre tienen un tope, para que no pueda escaparse de los dedos y podamos realizar otras prácticas de forma simultánea sin necesidad de sujetarlo. En el mercado hay muchísimos elementos para practicar el sexo anal, a solas o en compañía. 

¿Y el placer? Lo hemos dejado para el final, aunque sea tan importante. Y es que el objetivo es disfrutar, lo que no sólo haremos por el roce con las terminaciones nerviosas, sino que los hombres pueden llegar a estimular la próstata (el llamado Punto P) y en ellas, se dice (no está muy claro) que por acceder a una zona cercana al cuello uterino y a la anatomía interna del clítoris

Ya no tienes excusa. Si te aburre hacer siempre lo mismo, amplía horizontes y lánzate (de culo) a la aventura.

 

FUENTES: "Quiérete Mucho, Maricón", Mordiscos y Tacones, El Blog de Eros, El Diario

#Hay Mujeres Columnistas

#Hay Mujeres Columnistas

DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS DE LA AASECT SOBRE ADICCIÓN AL SEXO

DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS DE LA AASECT SOBRE ADICCIÓN AL SEXO