Sexo en Stèreo-Inma Buendia y Estela Buendia

Hola

Sexo en Stèreo es un site dedicado a la normalización y educación sexual. Para ello, utilizamos toda la información que la sociedad nos brinda desde la cultura, la investigación y la ciencia. 

 

PUNTO G

PUNTO G

El Punto G fue descubierto por Ernst Gräfenberg en los años 40 mientras estudiaba la uretra femenina. Junto a Robert Dickinson, vieron que la zona situada en la "superficie suburetral del muro vaginal anterior" se hinchaba durante el orgasmo.  

Cuarenta años después del hallazgo de Gräfenberg, en 1982, Alice Ladas, Beverly Whipple y John Perry bautizan la zona como Punto G, tras realizar un estudio en el que encontraron que el 90% de las mujeres sentían una mayor sensibilidad en esa área. Su libro "El punto G y otros descubrimientos sobre la sexualidad humana" se convirtió en un best seller y popularizó el término.

Desde ese momento, diversos estudios trabajaron para corroborar o refutar los datos aportados por Whipple. Sin embargo, ningúna investigación resultó concluyente, lo que llevó a muchos a declarar la inexistencia del mismo. Es el caso de Hines TM y su libro Un Mito de la Ginecología Moderna, publicado en 2001.

Ya 2009 la doctora Odile Buisson publicó una hipótesis que volvió a poner este tema sobre la mesa. Según Buisson, el punto G no era un botón, sino una zona de la vagina que conecta con el clítoris interno.  Y es que, gracias al primer sonograma completo en 3D del clítoris, se supo que éste es mucho más grande de lo que se pensaba hasta el momento.  La parte externa que vemos del clítoris es sólo su glande -equivalente al glande masculino-, y posee una gran estructura interna con cuerpos cavernosos y esponjosos que se hinchan durante la excitación sexual. Por tanto, el clítoris es muy parecido al pene, con la diferencia de que uno crece hacia afuera y el otro hacia dentro. 

Odile Buisson demostró que cuando el clítoris está erecto sus partes internas quedan muy cerca de la vagina, y sugirió que esto podría ser la explicación de la mayor sensibilidad ya que al estimular esa zona, en realidad se estaría estimulando el clítoris. Además, esta teoría se vió reforzada por otros estudios que, por medio de imágenes de ultrasonidos, encontraron que las mujeres que obtenían orgasmos en dicha zona o punto G tenían el grosor del espacio uretrovaginal mas pequeño, por lo que el contacto era mayor.

Y ese es el Punto G: esa zona alta de la vagina, a 1 o 2 cm de la entrada que, ejerciendo presión, puede hacer que se alcance la parte interna del clítoris y produzca gran placer.

 

Fuentes consultadas:

El punto G y otros descubrimientos sobre la sexualidad humana. Alice Ladas, John D. Perry y Beverly Whipple.  Neo Person  2007.

Daily MotionI Basque, El Confidencial.

Imagen: Regards Coupables

Mi novio es un robot

Mi novio es un robot

La OMS desclasifica la transexualidad como enfermedad

La OMS desclasifica la transexualidad como enfermedad