Sexo en Stèreo-Inma Buendia y Estela Buendia

Hola

Sexo en Stèreo es un site dedicado a la normalización y educación sexual. Para ello, utilizamos toda la información que la sociedad nos brinda desde la cultura, la investigación y la ciencia. 

 

Ni una sola palabra de amor

Ni una sola palabra de amor

En 1998, María Teresa y Enrique, una pareja como otras tantas, había discutido acaloradamente. Tan lejos llegó la cosa, que Enrique había decidido irse a casa de un amigo a pasar la noche, intentando dar tiempo a ambos para reflexionar y templar los ánimos. La razón por la que discutieron y lo que pasó después formaba parte de su intimidad hasta 2011.

El cortometraje ‘Ni una sola palabra de amor’ recoge las llamadas que, al día siguiente, realizó María Teresa a Enrique, para tratar de arreglarlo. Diez mensajes dejados en la cinta del contestador del amigo de Enrique, que alguien encontró años después dentro del aparato en un mercado de segunda mano.

No, no se trata de ficción. Es una historia real que, gracias al dibujante El Niño Rodríguez, ha visto la luz en forma de cortometraje. En el mismo, se pueden escuchar las diez  llamadas originales realizadas por Maria Teresa y su propia voz.

Una historia recogida en múltiples medios de comunicación (nosotras la leímos en el Hufftington Post) y que el periódico argentino Clarín llevó más allá, encontrando a los protagonistas de la cinta quince años después de haber tenido aquella horrible pelea.

 

Quien bien te quiere, te hará llorar

Así reza el refrán que se repite como un mantra cada vez que sufrimos por amor. La idea de que estamos en esta vida para padecer, y que dicho dolor tendrá una recompensa, fue heredada del catolicismo y sigue teniendo mucho peso en nuestra cultura. Gracias a la evolución social y la divulgación científica, cada vez somos más conscientes de que de los errores se aprende sí, pero que aquello de pagar penitencia no siempre es necesario.

Cuando empezamos una relación, estamos poniendo en marcha una empresa. A diferencia de las de tipo mercantil, en las que los socios, bajo contrato, estipulan unas reglas que marquen el funcionamiento de la misma, en las 'sociedades amorosas limitadas', los amantes olvidan sentar las bases para emprender el camino con paso firme.

Nos dejamos llevar por el momento, las nuevas sensaciones, el conocimiento del otro… y entramos en un estado que afecta a nuestros sentidos, así como a nuestra escala de prioridades –o incluso de valores-. El enamoramiento. Lo reconocerás cuando te encuentres ensimismada, sin dejar de sonreír. Sumergidas en el mismo, nos fusionarnos con el otro, acercándonos tanto que no somos capaces de ver más allá, y dejando a un lado la coherencia y la conciencia. Sin embargo, una vez superado este estado transitorio, en demasiadas ocasiones, no ponemos remedio a la falta de reglas en el juego amoroso.

De la escasez de comunicación, de acuerdos explícitos, de límites... devienen muchos de los conflictos que ocurren en las relaciones de pareja. Discusiones en las que, en su versión más cruda, podemos llegar a experimentar la mayor desesperación, ansiedad, rabia, incomprensión y enfado de nuestra vida.

Hay quienes son más propensas a tirarse los trastos a la cabeza que otras. Personas que, al no saber manejar sus sentimientos, los transforman en ira y agresividad. Tras la tormenta suele llegar la calma y cuando una repasa la escena, la persona no se reconoce a sí misma. ¿Cómo podemos llegar a desdoblarnos de esa manera? Una forma de evitar las escaladas de conflicto y la pérdida de control emocional consiste en explorar nuestro lado más sombrío y así poder cambiar o gestionar de forma positiva, aquello que no nos gusta. Se trata de desarrollar nuestra Inteligencia Emocional, que incluye capacidades como la empatía, la asertividad y la escucha activa.

 

American Crime

American Crime

At Home With Themselves

At Home With Themselves