Sexo en Stèreo-Inma Buendia y Estela Buendia

Hola

Sexo en Stèreo es un site dedicado a la normalización y educación sexual. Para ello, utilizamos toda la información que la sociedad nos brinda desde la cultura, la investigación y la ciencia. 

 

Marianne Breslauer

Marianne Breslauer

 
 

Marianne Breslauer (Berlín, 1909 – Zúrich, 2001) forma parte de toda una generación de mujeres que durante República de Weimar pudieron dedicarse a la fotografía, como Lotte Jacobi, Germaine Krull, Grete Stern, Ellen Auerbach, Germaine Luise Krull o Ilse Bing. Perteneciente a una familia de la burguesía ilustrada de origen judío, su carrera quedó truncada por la llegada al poder del Nacionalsocialismo a Alemania en 1933, que le obligó a exiliarse.

Tras formarse en Berlín entre 1927 y 1929 en la escuela de la asociación Lette-Verein, Marianne Breslauer se trasladó a París para trabajar durante unos meses en el estudio de Man Ray. París, que desde el siglo XIX había sido un foco de atracción para los pintores, también lo era en ese momento para los fotógrafos de toda Europa. Junto a Berlín y Moscú, París se había convertido en uno de los centros de la llamada Nueva fotografía, como se ha denominado a la corriente antipictorialista que reivindicaba su autonomía frente a la pintura. 

 

CUANDO EN UNA ENTREVISTA LE PREGUNTARON CÓMO SE PODÍA RECONOCER UNA BUENA TOMA, MARIANNE BRESLAUER RESPONDIÓ INMEDIATAMENTE Y SIN DUDAR: «SE RECONOCE PORQUE EN UNA EXPOSICIÓN NO SE PASA DE LARGO DELANTE DE ELLA, PORQUE UNO SE VE ATRAÍDO POR UNA PÁGINA EN UNA REVISTA O SE OLVIDA DE SEGUIR OJEANDO EN UN LIBRO. NO SON DECISIVOS NI LA TÉCNICA PERFECTA, NI TAMPOCO QUE SE TRATE DE UN TEMA EXTRAORDINARIO, LO QUE CUENTA ES LA FUERZA DE LA IMAGEN, LA EXPRESIÓN, EL SECRETO DEL MOMENTO CAPTURADO.»


 

Las primeras fotografías de Breslauer muestran muchas de las características de la Nueva fotografía: el plano picado, los puntos de vista alterados, los juegos de luces y sombras, las fragmentaciones a modo de secuencias fílmicas. Su obra se enmarca, por el contrario, dentro de otra de las grandes corrientes de la Nueva fotografía: el «realismo poético», o en palabras del crítico francés Pierre Mac Orlan, el «fantastique social», una especie de coexistencia entre el realismo y la poesía, concepto que desarrolló en diversos escritos y aplicó tanto a la obra de Atget como a la de Kertész. Breslauer nos «revela» la poesía de la vida cotidiana y de los momentos pasajeros. La gran mayoría de sus fotografías no son producto de una escenificación, sino el resultado de saber anticiparse al famoso «instante decisivo».

A pesar de su corta trayectoria como fotógrafa –sólo once años entre 1927 y 1938– el legado de Marianne Breslauer, con sus retratos y fotorreportajes, es un ejemplo singular dentro de la denominada Nueva fotografía. 

NIÑAS Y NIÑOS: CADA UNA, CADA UNO, DIFERENTE.

NIÑAS Y NIÑOS: CADA UNA, CADA UNO, DIFERENTE.

Prostíbulo Poético

Prostíbulo Poético