Sexo en Stèreo-Inma Buendia y Estela Buendia

Hola

Sexo en Stèreo es un site dedicado a la normalización y educación sexual. Para ello, utilizamos toda la información que la sociedad nos brinda desde la cultura, la investigación y la ciencia. 

 

Manual para aprendices de Grey

Manual para aprendices de Grey

Si devoraste los libros y esperabas con ansia la tercera entrega de la saga en el cine, puede que estés pensando en dar el paso y adentrarte en el mundo que refleja 50 Sombras de Grey. No me refiero a que te ligues a un multimillonario, sino más bien a las prácticas que aparecen en ella, y que se engloban dentro del acrónimo BDSM (Bondage y Disciplina; Dominación y Sumisión; Sadismo y Masoquismo). 

Lo primero es quitarse prejuicios de encima y no perder de vista de dónde salen nuestras ideas preconcebidas sobre la sexualidad. Placer y erotismo han gozado a lo largo de la historia, y en la actualidad, de una visión problemática. Durante un tiempo, fue la religión la que castigó cualquier actividad erótica no orientada a la reproducción, es decir, sólo era válido el coito vaginal heterosexual. Con la pérdida de peso de la moral judeocristiana, es la ciencia quien coge el relevo a la hora de establecer qué actividades amatorias son sanas o permisibles. Y así como todas las disciplinas científicas emergen de un contexto del que es difícil desligarse, la psiquiatría ha afirmado como único válido el modelo erótico hegemónico en su concepción de las conductas sexuales sanas, y ha obviado la prevalencia de las mismas. De ahí que la homosexualidad fuera considerada una enfermedad o el sadomasoquismo apareciera catalogado de parafilia hasta hace poco tiempo.

En este sentido, hay que aclarar que sentir placer a través del sadomasoquismo no es raro, en términos estadísticos. De hecho, según los Informes Kinsey (1953), aproximadamente el 11% de la población en Estados Unidos se siente atraída por el SM. Más datos a tener en cuenta: la serie literaria de "50 Sombras..." ha vendido 31 millones de copias en todo el mundo. En cuanto a la versión cinematográfica, entre las tres películas han superado la cifra de 1088 millones de dólares de recaudación. Queda claro el interés que suscita y que excita. 

¿Qué es el BDSM?

Para Jay Wiseman, autor del libro BDSM Introducción a las técnicas y su significado (y en el que me he basado para escribir este artículo) el SM es “el uso conocido de la dominación y la sumisión psicológica y/o dolor y/o prácticas relacionadas, de una forma segura, legal y consensuada con el fin de que los participantes experimenten placer erótico y/o crecimiento personal.”

El SM varía en forma e intensidad, por lo que algunas personas utilizan el BD, bondage y disciplina, para referirse a la parte más suave del SM. Por lo general, el dominando confina al sumiso de alguna manera para “adiestrarle”, para que se comporte de determinada forma. En cualquier caso, no existe un acuerdo sobre dónde empieza el SM “extremo” y dónde acaba el “suave”. 

El SM engloba una serie de axiomas y normas a seguir. La primera es que ha de ser consensuado. Cada parte, pero en especial la sumisa, siempre tiene el derecho a reducir, cambiar o parar por completo la actividad por cualquier razón, la que sea. Debe tener límites: la parte dominante no hará intencionadamente nada más allá de la capacidad y la salud mental y física de la parte sumisa. Incluso con consenso, la parte sumisa no debería ser herida gravemente o puesta en peligro. Tiene que ser seguro. de tal forma que la parte dominante siempre debe dar a la sumisa una palabra especial, llamada “palabra de seguridad” o alguna señal no verbal fácilmente comunicable, que la parte sumisa pueda utilizar cuando quiera reducir, cambiar o parar la actividad. 

 

El BDSM es una forma negociada de interacción erótica, segura y consensuada entre adultos. Por definición, no es abusiva, explotadora, violenta, degradante o dañina para sus participantes.

Jay Wiseman


 

Otras consideraciones de seguridad son: que ninguna parte se encuentre cansada, padezca algún trastorno emocional, o esté bajo los efectos de sustancias tóxicas o de alteración de la conciencia. Es importante no atar tan fuerte alguna parte del cuerpo que empiece a perder sensibilidad, así como no introducir demasiadas prácticas nuevas en una sola sesión. Por último, el SM debe haber sido negociado, es decir,  las personas deben participar únicamente con aquellos que conocen bien, en quienes tienen una gran confianza y una buena relación. Asimismo, tras la sesión, las personas participantes deberán hablar sobre lo sucedido y sus sentimientos al respecto.

EQUIPO BDSM

Aunque el SM requiere equipo (que puede ir de lo corriente y barato a lo exótico y caro), es fundamental lo que cada persona aporta: su conocimiento y habilidades, pero también una actitud y punto de vista propios. La sesión empieza antes que el juego, cuando las partes se preparan para la misma a nivel mental, adoptando la actitud del rol que van a ejercer (dominante o sumiso) con la ayuda de la imaginación. En caso de no sentiros motivados, de buen rollo o a gusto con vuestra pareja, quizá sea mejor aplazar la sesión. 

El cuerpo es la principal herramienta con la que contáis. Como dominante, se puede crear una sesión intensa usando únicamente las manos. Con ellas se puede acariciar, tamborilear, dar capirotazos, hacer inserciones, masajear, pellizcar, tirar del vello o del cabello, rascar, abofetear, apretar, masturbar... etc. También se puede utilizar la boca para morder, soplar, tragar, sorber, lamer, besar, chupar, etc. 

Para iniciarse, se pueden emplear objetos que ya tenemos en casa. Para el bondage va bien la cinta adhesiva, cuerda o film transparente;  y pinzas de ropa, cremas de mentol o cubitos de hielo son adecuados como elementos de tortura erótica. Otros artículos cotidianos que pueden usarse como juguetes son velas de parafina blanca, vendas elásticas, plumeros, escobas, gasas, secador de pelo, balones, reglas, etc. 

Si con el tiempo os aficionáis y decidís pasar al siguiente nivel, es importante que absorbáis toda la información posible, a través de libros como el de Jay Wiseman o acudiendo a la organización BDSM que tengáis más cercana. A la hora de comprar objetos, tened cuidado en elegir un comercio donde la persona que os atienda os asesore para que adquiráis los juguetes más adecuados para vosotros.

Y como dicen en el anuncio: si sueñas, juega

 

Conceptos básicos BDSM

 

Dominante: alguien que da órdenes durante el juego SM.

Sádico: persona que disfruta infringiendo dolor.

Top: término genérico para alguien que disfruta siendo dominante o sádico. Mucha gente utiliza la palabra top para significar alguien que disfruta dando sensación, opuesto a “dominante” que disfruta teniendo el control de otros.

Sumiso: alguien que obedece durante el juego SM.

Masoquista: persona que disfruta recibiendo dolor.

Bottom: término genérico para alguien que disfruta siendo sumiso o masoquista. Mucha gente utiliza la palabra bottom para significar alguien que disfruta recibiendo varias sensaciones como opuesto a sumiso que disfruta siendo controlado.

Ambivalente: persona que disfruta tanto en el rol top como en el de bottom.

Juego: actividad erótica SM que incluye bondage, dolor, dominación, y así sucesivamente.

Sesión: encuentro entre dos (o más) personas con el propósito de practicar SM.

Juguete: pieza de equipo SM tal como fusta, collar, cuerda y demás. Uno “juega” con “juguetes” durante las “sesiones”.


 
8M: Cómo sumarse a la huelga feminista

8M: Cómo sumarse a la huelga feminista

La Escala Kinsey

La Escala Kinsey