Sexo en Stèreo-Inma Buendia y Estela Buendia

Hola

Sexo en Stèreo es un site dedicado a la normalización y educación sexual. Para ello, utilizamos toda la información que la sociedad nos brinda desde la cultura, la investigación y la ciencia. 

 

La palabra más sexy es Sí!

La palabra más sexy es Sí!

El juicio conocido como 'La Manada' ha puesto el foco en el consentimiento, ya que la forma de entenderlo ha sido clave a la hora de emitir sentencia. Para el tribunal, el hecho de que no lo hubiera no conlleva que el acto denunciado constituya una violación. En Sexo en Stereo no estamos de acuerdo porque defendemos que cuando no hay un Sí, es un No. Y por tanto, todo lo que ocurra después, viola la dignidad y libertad sexual de quien está en situación de vulnerabilidad, de quien no consiente. 

Parece que las mujeres lo tenemos claro, quizá porque la mayoría de nosotras ha padecido el acoso o abuso de algún hombre. Por el contrario, la mayor parte de los hombres no es consciente de haber acosado o abusado de alguna mujer. ¿Cómo es posible que no se den cuenta? Quizá sea porque el trato degradante a las mujeres se ha normalizado hasta ahora. La llamada Cultura de la Violación ha sido alentada por el heteropatriarcado. Y llegados a este punto, hasta a los más bieintencionados hombres cis, les resulta difícil saber cuándo no hay consentimiento. 

¿Qué es el consentimiento? ¿Qué tipo de relación se da cuando no lo hay? ¿Deben las relaciones eróticas ser consentidas, consensuadas, queridas, deseables o deseadas? ¿Qué diferencia entre unas y otras?

Leemos en el fanzine La palabra más sexy es Sí!, una guía sobre consentimiento: "El consentimiento sexual se define como el acuerdo verbal o no verbal para participar en un acto sexual. El término consentimiento proviene de la palabra consenso, la cual significa acuerdo mutuo, una forma infalible de asegurar la igualdad. El consentimiento es una manera de establecer si todas las partes involucradas en la relación sexual lo hacen a gusto, de forma sana y consciente. Porque lo contrario de a gusto, sano y consciente jamás es aceptable. De hecho, muchas veces es peligroso."

La web de la organización Planned Parenthood recoge que el consentimiento sexual es “un acuerdo para participar en una actividad sexual. Es importante ser honesto con tu pareja sobre lo que deseas hacer y lo que no. Consentir y pedir consentimiento consiste en establecer tus límites personales y respetar los de tu pareja; debes volver a preguntar si las cosas no están claras. Sin consentimiento, la actividad sexual (incluido el sexo oral, tocar los genitales y la penetración vaginal o anal) es agresión sexual o violación.”

En contraposición a estas definiciones, las que encontramos en el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, según la cual la palabra consentimiento significa:

1. tr. Permitir algo o condescender en que se haga. U. t. c. intr.
2. tr. Mimar a los hijos, ser muy indulgente con los niños o con los inferiores.
3. tr. creer (tener algo por cierto).
4. tr. Der. Otorgar, obligarse.
5. tr. Der. Arg. Acatar una resolución judicial o administrativa sin interponer contra ella los recursos disponibles.
6. tr. p. us. Dicho de una cosa: Soportar, tolerar algo, resistirlo.
7. prnl. p. us. Dicho de una cosa: Resentirse, desencajarse, principiar a romperse. El buque se consintió.

Es decir que, frente a palabras como consenso, acuerdo y respeto de las anteriores definiciones, la RAE utiliza analogías como permitir, otorgar u obligarse, soportar, tolerar o resistir

Teniendo esto en cuenta, en los últimos tiempos han surgido distintas voces que se han cuestionado el concepto de relaciones consentidas. Según la idea que transmite la Real Academia, consentir tiene que ver con que una persona propone y la otra expresa estar de acuerdo con la primera. Es decir, hay un sujeto activo y otro pasivo. Lo que nos lleva a conceptualizar las relaciones eróticas de tal manera que una de las partes lleva la iniciativa y la otra se deja llevar. Y esto puede ser peligroso si lo encuadramos en nuestra cultura de género, según la cual, los hombres tienen el mandato del liderazgo, la toma de espacios (y por ende, de cuerpos) y la agresividad; mientras a las mujeres se nos insta al silencio, la espera, y si acaso, el acompañamiento.

Es decir que si seguimos las pautas de género y las asumimos en las relaciones íntimas, las mujeres callaremos, resistiremos y toleraremos actos eróticos. Mientras, ellos creerán que tienen "derecho a importunar" y a que les toleremos, otorguemos y permitamos hacer uso de nosotras, poniendo sus deseos por encima de los nuestros. Y de ahí, que se den tantas posibles interpretaciones cuando nos referimos a actos eróticos o sexuales consentidos. 

Cambiar el lenguaje nos ayuda a transformar el pensamiento, la cultura, el mundo. Se ha clamado por las 'relaciones deseadas' en contraposición a las 'relaciones consentidas' como primera propuesta. A nosotras nos gustaría que los encuentros eróticos sean QUERIDOS, CON-SENTIDOS Y CONSENSUADOS. Y que las relaciones entre los sexos sean POSITIVAS, RESPETUOSAS, IGUALITARIAS, SINÉRGICAS.

Que decir SÍ resulte SEXY, y decir NO se viva sin culpa ni miedo. 

 

 
 
¿Qué llevabas puesto el día que te violaron?

¿Qué llevabas puesto el día que te violaron?

Consentzine: el fanzine sobre consentimiento sexual

Consentzine: el fanzine sobre consentimiento sexual