Sexo en Stèreo-Inma Buendia y Estela Buendia

Hola

Sexo en Stèreo es un site dedicado a la normalización y educación sexual. Para ello, utilizamos toda la información que la sociedad nos brinda desde la cultura, la investigación y la ciencia. 

 

La eyaculación precoz no existe

La eyaculación precoz no existe

Y sin embargo ocurre muy frecuentemente. Menuda paradoja! No crees? Entonces te preguntarás por qué niego su existencia.

Cuando digo que la eyaculación precoz no existe, me refiero a que en torno a esta dificultad sexual hay varias circunstancias que pasamos por alto y que son fundamentales para que suceda. Cuando no hay razones orgánicas que justifiquen el diagnóstico, deberíamos tener en cuenta varios elementos que encuadran los problemas relacionados con la eyaculación masculina y que no tienen que ver estrictamente con la respuesta fisiológica del hombre.

 

El tiempo

En primer lugar hay que aclarar que no se ha establecido cuánto debe durar el periodo comprendido desde el inicio de la erección hasta que el hombre eyacula. Cada sexualidad es única, y cada hombre necesita un lapso mayor o menor. Este intervalo puede cambiar en función de varias circunstancias: edad, estado de salud, tipo de estimulación ejercida, consumo de fármacos u otras sustancias, y la educación sexual recibida, entre otras.

 

Según los resultados de un importante estudio realizado por Alfred Kinsey en Estados Unidos, en 1948 los hombres tenían un orgasmo a los dos minutos de comenzar el coito. ¿Es que eran todos eyaculadores precoces? Por supuesto que no.


 

Una visión ficcionada del erotismo

El cine porno ha sido la única fuente de educación sexual para varias generaciones (especialmente entre ellos), lo que ha promovido que tengamos una idea ficcionada del erotismo, en la que el hombre puede mantener la erección durante más de media hora. Deseamos conseguir esa “marca” y sin embargo los estudios demuestran que la "Latencia Eyaculatoria Intravaginal" (es decir, el transcurso desde que el pene erecto penetra la vagina hasta que eyacula) dura, de media, entre 3 y 7 minutos aproximadamente. 

Sí, no lo he escrito a la ligera. Estamos hablando de practicar coito vaginal, porque la eyaculación precoz sólo se manifiesta ante esta actividad erótica.

 

Heterosexualidad

Sólo las parejas heterosexuales consultan esta dificultad erótica. Cuando se afirma que el hombre está eyaculando demasiado pronto, lo que nos está diciendo es que eyacula antes del momento en que le gustaría. ¿Y por qué no le gusta el momento en que eyacula? Muchos querrían “durar más” para que su compañera pueda disfrutar durante más tiempo. Lo que, a su vez, parte de la concepción de que las mujeres necesitan más tiempo que los hombres para sentir un orgasmo.Esto no es cierto en términos generales. Si la mujer tarda más que el hombre en sentir un orgasmo durante el coito vaginal, es porque alrededor de 70% de ellas requiere de la estimulación del clítoris para conseguirlo, lo que puede conllevar más tiempo si lo comparamos con otras prácticas como la masturbación o el sexo oral.

 

No se ha establecido cuánto debe durar el periodo comprendido desde el inicio de la erección hasta que el hombre eyacula.


 

La sociedad en que vivimos

Según los resultados de un importante estudio realizado por Alfred Kinsey en Estados Unidos, en 1948 los hombres tenían un orgasmo a los dos minutos de comenzar el coito. ¿Es que eran todos eyaculadores precoces? Por supuesto que no. Pero en aquella época, el placer femenino era menospreciado. Todo cambió durante la década de los 70 con la llamada Revolución Sexual.  

Nuestra sociedad es patriarcal y coitocéntrica, es decir,  se da mayor importancia al coito vaginal sobre el resto de prácticas, y se valoran más los encuentros eróticos que incluyen y finalizan con la penetración. A diferencia de lo que ocurría apenas 40 años atrás, el placer femenino se ha reivindicado hasta tal punto que hay hombres dispuestos a todo con tal de "hacer" que ella disfrute. Porque aunque nos hemos liberado, muchas mujeres y hombres creen que el placer femenino pasar por el buen hacer masculino. Lo que les lleva a querer "durar" hasta el infinito y más allá de su capacidad física. De los tiempos en que se nos juzgaba de "frigidas" a los del "eyaculador precoz". 

 

¿Cuál es nuestra propuesta?

En lugar de calificarla como precoz, el término que consideramos más riguroso es el de eyaculación involuntaria. Y es que, la característica esencial que nos lleva a considerarla como una dificultad sexual es que el hombre carezca de un control “razonablemente voluntario” sobre la eyaculación, con el resultado de que tiene un orgasmo involuntariamente y antes de desearlo. Por lo general, estos hombres no son capaces de percibir el punto de no retorno en el que la eyaculación es inminente. Un problema de aprendizaje cuya solución pasa por una re-educación sexual y por reducir la ansiedad. Un elemento habitualmente relacionado con los problemas de eyaculación. Ya sea por el miedo a no cumplir con las expectativas, a reincidir, o bien por la necesidad de “aguantar” el tiempo suficiente. Todo ello puede conducir al hombre a desconectarse de sus sensaciones, no siendo capaz de centrarse en disfrutar. El comportamiento de la pareja también puede ayudar a la permanencia de la situación. El apoyo y la comprensión por parte de la misma son fundamentales para un pronóstico positivo.


Si a pesar de todo lo que has leído, quieres "durar más", cambia tus esquemas mentales:

1 / Un encuentro erótico consiste en compartirse, no es una transacción de placeres (dejar de dar placer, o esperar a que te lo den).

2 / Tú decides cuándo empieza y cuándo termina. Por encima del coito o el orgasmo, el objetivo es el propio encuentro y la comunicación íntima.

3 / Deja a un lado las expectativas. Tu sexualidad. Tu relación. Tus reglas.


Declaración de principios de la AASECT sobre la adicción al sexo

Declaración de principios de la AASECT sobre la adicción al sexo

Los Setenta: Batalla de Sexos

Los Setenta: Batalla de Sexos