Sexo en Stèreo-Inma Buendia y Estela Buendia

Hola

Sexo en Stèreo es un site dedicado a la normalización y educación sexual. Para ello, utilizamos toda la información que la sociedad nos brinda desde la cultura, la investigación y la ciencia. 

 

La erótica del mal

La erótica del mal

A veces pienso que estoy enganchada a algunos de mis pensamientos. Me gusta imaginar y recrear, pensar en aquello que fue, lo que podría ser, lo que ya no será. Esa nostalgia del futuro improbable genera en mi cerebro una especie de placer basado en el sufrimiento. 

Esa idea es curiosa: encontrar placer en el sufrimiento. Creo que recurrimos a este placer mucho más de lo que creemos conscientemente. Es algo que veo de manera clara entre algunas de mis amistades. Hay mucha gente a mi alrededor que se encuentra en un bucle de relaciones tóxicas y en ocasiones no puedo dejar de pensar que, en el fondo, ese dolor, esa incertidumbre, esa inestabilidad, es lo que les gusta. Y admito que en muchos momentos de mi vida a mí también me ha gustado. Son épocas en las que conoces a gente interesante con la que podrías comenzar una historia auténtica y bonita pero no lo haces porque esa persona te parece "demasiado buena". Y lo justificas rematando: "creo que me aburriría".

¿Qué vemos de atractivo en alguien malo?

He reflexionado acerca de lo que he denominado la erótica del mal y, dejando a un lado las posibles razones vinculadas a las circunstancias personales, he lanzado una hipótesis que, aunque no se cumple en todos lo casos, creo que tiene aplicación para un enorme número de ellos. 

La erótica del mal se basa en la creencia de que, si alguien 'malo' se fija en nosotras, es que somos especiales. Ese alguien que se comporta en ocasiones como un sociópata, que tiene problemas con mucha gente (normalmente así es), ha tomado la decisión de pasar tiempo con nosotras. Y por eso debemos estar profundamente contentas y agradecidas.

 

¿Es que cuando nos tratan mal, lo pasamos bien? Entonces, ¿por qué volvemos a relacionarnos con quien actúa con menosprecio hacia nosotros?¿Por qué hacer caso a quien no suma sino que resta mucha de nuestra energía emocional y equilibrio psicológico?


 

¿Cómo escapar del bucle tóxico?

En ocasiones sucede que, a pesar de ser plenamente conscientes de que la relación en la que nos encontramos es profundamente negativa y que está dañando nuestra autoestima, no somos capaces de salir del bucle. La respuesta es obvia. Son precisamente este tipo de parejas las que consiguen anular nuestra conciencia, hunden nuestra autoestima y nos hacen dudar de todos y cada uno de nuestros pensamientos. Dejar a alguien sin tener apenas control sobre nuestras acciones es complicado. Por eso, debemos anotar cada uno de los desprecios, rememorarlos y mantenerlos en nuestra memoria. El cerebro trata de olvidar los malos momentos como mecanismo de defensa. Si nos acordásemos más de los episodios malos que hemos pasado, estaríamos profundamente tristes. En el caso de la relaciones tóxicas, es necesario recordar que, en realidad, son muchos más los momentos malos que los buenos. Aferrarnos a estos pensamientos, nos dará impulso para decir adiós. Una vez los tengamos presentes, identificaremos los nuevos episodios de forma más rápida y podremos hacernos con la fuerza necesaria y la determinación para romper toda relación. Es importante tener en cuenta que este tipo de rupturas no deja abierta la puerta a una amistad. Hacerlo pondría de nuevo nuestra autoestima en peligro, ya que dichas personas sólo saben relacionarse de manera tóxica, así que apartarlas de nuestra vida es la única manera de salir indemne de su efecto dañino. El entorno familiar también es importante. Explícales lo que te está pasando o escúchales cuando sea alguien de este círculo quien te alerte sobre las formas de relación que mantienes con la fuente de toxicidad. Su apoyo es crucial para tomar el control sobre tu vida. Haznos caso.

ACOSO EN EL PARLAMENTO EUROPEO

ACOSO EN EL PARLAMENTO EUROPEO

#Hay Mujeres Columnistas

#Hay Mujeres Columnistas