Sexo en Stèreo-Inma Buendia y Estela Buendia

Hola

Sexo en Stèreo es un site dedicado a la normalización y educación sexual. Para ello, utilizamos toda la información que la sociedad nos brinda desde la cultura, la investigación y la ciencia. 

 

RODHES: MEMORIAS DE AMOR Y LOCURA

RODHES: MEMORIAS DE AMOR Y LOCURA

Instrumental (Blackie Books, 2015) es uno de esos libros que traspasan la experiencia literaria para dejar una profunda huella en el lector. La humildad y honestidad que inundan el relato, repleto de acontecimientos trágicos, hace que resulte inquietante y tranquilizador a partes iguales. James Rhodes nos muestra los claroscuros de una vida marcada por un suceso que ningún niño o niña debiera conocer, y que sin embargo es mucho más frecuente de lo que nos gusta admitirnos a nosotros mismos. Rhodes sufrió la violación reiterada durante cuatro años por parte de su profesor de gimnasia.

Romper con el tabú asociado a los abusos sexuales en la infancia es uno de los objetivos con los que Rhodes inició este proyecto. Por eso, habla de violación en lugar de utilizar la palabra abuso. Considera que es importante despojar de artificios los hechos. De alguna manera, el término abuso ha perdido peso y los medios de comunicación lo usan para entrar de puntillas sobre las noticias que implican actos sexuales impropios en menores, de cara a no herir sensibilidades. Pero quizá sea hora de herir unas cuantas, y otorgar a los niños y niñas la posibilidad de buscar y recibir ayuda. 

Y es que el abuso sexual engloba varias prácticas diferenciadas con desigual impacto para la víctima. Hablamos de abuso cuando un menor es utilizado por un adulto u otro menor (mayor que el primero o con poder sobre él) como medio para obtener estimulación o gratificación sexual. Se incluyen el voyeurismo, exhibicionismo, tocamientos y penetración. También la inducción de un menor a la prostitución por parte un familiar aunque la relación sexual se mantenga con terceros. (PrevInfad . 2005)

El 23% de las niñas y el 15% de los niños en España sufren algún tipo de abuso sexual. Estos son los números que se desprenden de las estadísticas elaboradas en 1994 por el profesor Félix López Sánchez, catedrático de Psicología de la Sexualidad de la Universidad de Salamanca, y que ponen de relieve la magnitud real de un problema muchas veces oculto. El 60% de estos y estas menores abusadas no reciben ningún tipo de ayuda.

¿Por qué no lo cuentan?

En la mayoría de los casos las niñas y niños que sufren abusos están cargadas de culpabilidad y temor. No sólo porque socialmente los abusos sexuales en la infancia se viven como un tabú en nuestra cultura, sino que además, con elevada frecuencia, éste es perpetrado por un familiar o una persona allegada. Ello propicia la puesta en marcha de mecanismos autoculpabilizadores de la víctima. (Rodríguez, 2006).

Un altísimo porcentaje de las personas que han sufrido abuso sexual durante su infancia se ven abocadas a una vida adulta estigmatizada y sembrada de problemas que se concretan en depresión, ansiedad, baja autoestima, desarreglos alimenticios, adicciones, aislamiento y marginación, hostilidad a las personas del mismo sexo que la persona agresora... y en un 58% de los casos, intentos de suicidio -según datos aportados por FOROGAM (Foro de Grupos de Ayuda Mutua para víctimas de abusos sexuales en la infancia)-.

La culpabilidad también acompañó a Rhodes, así como el silencio. Quiso actuar pretendiendo que aquello no había sucedido y seguir hacia delante. Algo aún más difícil cuando se tiene el cuerpo dolorido por la violencia sufrida (no solo durante el tiempo en que se produjeron las violaciones, sino años después también), dificultades para expresar las emociones y conectar con otras personas, o se sufren pesadillas provocadas por el estrés postraumático.

Negar su propia historia le llevó a encontrarse indefenso ante ella. Temía que contarle a su mujer lo que le había pasado estropeara su relación. Pero eso también podía suceder si continuaba en la espiral en la que se había sumergido para olvidar. 

El alcohol, las drogas, las autolesiones, los pensamientos suicidas y sobre todo el miedo, le condujeron al psiquiátrico. Pero durante ese oscuro proceso, hubo momentos para la redención. James encontró una pasión que le salvó, la música clásica. Sólo Bach, Beethoven y Vivaldi lograron que quisiera vivir.

El piano fue su salvavidas y se ha convertido en su profesión. Por eso, Rhodes tiene claro que la música clásica debe ser asignatura obligatoria en cualquier escuela. Sabe de primera mano que una melodía puede ayudarnos a afrontar las noches más oscuras.

Considerado uno de los más eminentes concertistas de música clásica, por lo que se siente una de las personas más afortunadas del mundo, huye de la compasión y la condescendencia. Lo que le sucedió está ahí y es importante afrontarlo. Pero lo que le ocurrió de niño no es lo único que le identifica, no es toda su vida, no lo es todo. No debe serlo para ninguna persona. Según el pianista, sentirse víctima evocaba en él conductas y pensamientos destructivos. 

Instrumental ya es un best seller internacional, a pesar de presentar una biografía dura y poco convencional. A nosotras nos atrapa su pasión por la vida y la esperanza que transmiten sus palabras, que invitan a subir el volumen, cerrar los ojos y amar la vida.

 
 

 

Fuentes: Asocación Garaitza, FOROGAM,  Instrumental, editado en Blackie Books, jamesrhodes.tv

Miércoles Negro

Miércoles Negro

EL TRUCO DE LA COCA COLA

EL TRUCO DE LA COCA COLA