Sexo en Stèreo-Inma Buendia y Estela Buendia

Hola

Sexo en Stèreo es un site dedicado a la normalización y educación sexual. Para ello, utilizamos toda la información que la sociedad nos brinda desde la cultura, la investigación y la ciencia. 

 

Día Internacional contra la Homofobia, Transfobia y Bifobia

Día Internacional contra la Homofobia, Transfobia y Bifobia

El Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia (en inglés, International Day Against Homophobia, Transphobia and Biphobia, IDAHOT) se celebra para conmemorar la eliminación de la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales por parte de la Asamblea General de la Organización Mundial de la Salud (OMS), lo que tuvo lugar el 17 de mayo de 1990. Este año la reivindicación se centra en la Familia por su importancia para el bienestar físico y emocional de las personas LGBTQI. Además, en este día el objetivo es promover el valor de la Diversidad Familiar, en concreto, el reconocimiento social y la igualdad legal de aquellas donde al menos uno de los padres/madres es LGBTQI. 

A continuación, parte de la declaración de la página oficial a nivel global dedicada a este día, dayagainsthomophobia.org

FAMILIAS CON UN MIEMBRO LGBTQI

La familia constituye el primer entorno de las personas, incluyendo miembros de la comunidad LGBTQI. Este es el lugar donde los valores se moldean y transmiten, donde se proporciona seguridad, el lugar en el que se construyen la autoestima y la confianza. Por lo tanto, tiene una gran responsabilidad en el bienestar psíquico y físico de sus miembros.

La familia es fundamental en entornos en los que los miembros se enfrentan al rechazo, la estigmatización, y a veces el acoso en el mundo "exterior", en los cuales la familia constituye el único "refugio seguro" disponible.

Este sentido de familia sucede "naturalmente" cuando la causa del estigma es compartida por todos los miembros, como en casos de raza u otra identidad étnica y estado económico. Desafortunadamente, cuando la orientación sexual y/o la identidad de género de un miembro de la familia difiere del resto de la misma y/o sus "normas sociales" percibidas, la familia en general experimenta un conflicto entre la lealtad al miembro de la familia y el cumplimiento de la norma.

Cuando la balanza golpea a favor de la norma, la familia puede convertirse en el primer perpetrador del rechazo y la violencia donde los miembros cumplen con la expresión de género no conforme o la orientación sexual con el rechazo. Los niños son, por supuesto, las principales víctimas de esta violencia. Con demasiada frecuencia, los padres permiten o incluso apoyan la intimidación de los hermanos e incluso expulsan a los jóvenes de la casa familiar, exponiéndolos a la falta de hogar.

En Canadá, por ejemplo, la asociación de Padres y Amigos de las personas LGBTQI P-Flag revela que el 26% de los jóvenes LGBTQI son expulsados de sus hogares. Las familias, especialmente aquellas bajo la influencia de movimientos religiosos radicales, pueden optar por imponer las llamadas terapias de conversión, que no sólo constituyen una violación de los derechos humanos en sí mismas, sino que constituyen prácticas dañinas y degradantes, tanto a nivel psíquico (terapias de aversión, humillaciones, etc.) y físicamente (privación de alimentos y sueño, electroshocks, etc.)

Las familias con valores sociales progresistas, mientras que no muestran actitudes hostiles directamente, a menudo carecen de las herramientas necesarias para discutir la diversidad sexual y de género. El silencio que rodea el tema contribuye a crear un clima de exclusión y en todo caso no hace nada para aliviar el estigma y la discriminación que se vive fuera del entorno familiar.


FAMILIAS FORMADAS POR PAREJAS HOMOSEXUALES O QUE INCLUYEN A PERSONAS TRANS

El reconocimiento formal de las relaciones del mismo sexo da a las parejas las herramientas y la seguridad que necesitan para construir una vida juntos. Para parejas del mismo sexo con hijos, el reconocimiento de las relaciones proporciona seguridad jurídica y económica para toda la familia. Negar este reconocimiento les roba a los niños un apoyo y una estabilidad cruciales y, en última instancia, deja a las familias desprotegidas, lo que hace aún más difícil crear y criar una familia.

La adopción es una de las principales maneras en que los padres que son LGBTQI crean familias. Sin embargo, en muchos países los individuos y parejas LGBTQI aún enfrentan barreras para la adopción, lo que hace difícil o a veces imposible para estas personas crear familias.

Los estudios demuestran que un número alarmante de estudiantes con padres que son LGBTQI reportan experimentar intimidación, acoso y discriminación en la escuela debido a quiénes son sus padres y cómo se formaron sus familias. Las investigaciones demuestran que el ello afecta negativamente al rendimiento estudiantil al disminuir el interés en la escuela, aumentando el absentismo y disminuyendo los niveles de concentración para los estudiantes. 

Además, la falta de reconocimiento de las familias LGBTQI fomenta que los padres adoptivos a menudo tengan que ocultar su paternidad en el trabajo, creando tensiones insostenibles entre sus carreras y su vida paterna. En caso de mudanza profesional de una persona en una familia LGBTQI , las necesidades de los miembros de su familia no serán tomadas en cuenta. Unir a las familias LGBTQI es aún más un reto cuando estas familias se han formado a través de las fronteras. La falta de reconocimiento conduce a que las familias no puedan unirse, o tener que abandonar los hogares existentes.

El no reconocimiento de las familias LGBTQI también significa que sus necesidades de vivienda no se pueden abordar adecuadamente, especialmente en el caso de las familias que están en programas de asistencia social. En el sector privado, las familias LGBTQI son propensas a la discriminación en el acceso al alquiler o la propiedad, y apenas existen medidas de protección efectivas en todo el mundo.

La estigmatización social y la discriminación legal de las familias LGBTQI obligan a las niñas y los niños a permanecer en un armario que ni siquiera es suyo. Uno de los mayores desafíos reportados por los jóvenes con padres LGBTQI es una sensación de aislamiento, soledad o sentimiento de que "son los únicos".

Además, para las personas Trans, la familia abarca también otras cuestiones, como el divorcio forzado que al que tienen que someterse para obtener el reconocimiento legal de género en muchos países. Otra cuestión crucial es, por supuesto, la esterilización forzada que sigue siendo impuesta por casi todos los países del mundo para el reconocimiento legal del género, que quita la oportunidad y la opción de tener hijos y familiares biológicos.

Dime cómo me besas y te diré cómo me quieres

Dime cómo me besas y te diré cómo me quieres

Hay muchas Chechenias

Hay muchas Chechenias