Himen

Es un delgado pliegue de tejido similar al de la mucosa vaginal que está fijado alrededor de la entrada de la vagina. Suele tener un orificio central o varios pequeños y puede ser permeable a un dedo. Varía mucho en su forma y resistencia. Se ha tendido a asignarle diferentes nombres según su presentación. En ocasiones se le ha relacionado con una flor, quizá porque se rompe. Lo más habitual es que su reborde se retraiga, dando lugar a una imagen que a alguna mente poética se le ocurrió comparar con la flor de mirto llamando al proceso defloración. 

Se relaciona la rotura del himen con la llamada pérdida de la “virginidad”, un concepto referido a la Virgen María que, en la Biblia, da a luz a Jesucristo “sin pecado concebido”, es decir, sin haber cópula. Sin embargo, el himen puede haberse roto sin penetración total o parcialmente por otras razones (como la práctica de algunos deportes, por ejemplo). 
 

Fuente: Sexo con sentido para jóvenes, Isabel Serrano Fuster. Síntesis Editorial 2007.

Imagen: Rita Lino.