Sexo en Stèreo-Inma Buendia y Estela Buendia

Hola

Sexo en Stèreo es un site dedicado a la normalización y educación sexual. Para ello, utilizamos toda la información que la sociedad nos brinda desde la cultura, la investigación y la ciencia. 

 

Rocío Vidal y Antonio Guardiola (Sextories): "Queremos celebrar el sexo"

Rocío Vidal y Antonio Guardiola (Sextories): "Queremos celebrar el sexo"

Todo empezó en un piso de estudiantes en Murcia, en lo que podría ser el capítulo piloto de una serie sitcom. Chemi dejaba una habitación libre justo en el momento en que Antonio buscaba casa a su regreso tras un año de Erasmus. Poco después, ambos conocen a Rocío, quien había pedido cobijo a Rober (otro de los inquilinos del piso) para asistir a “Murcia se reManga”, el salón del manga y la cultura japonesa de la capital murciana.

Corría el año 2011 y los tres se encontraban en un proceso de cambio y búsqueda personal. Rocío Vidal ya estaba implicada en el mundo del fanzine y llevaba tiempo con la idea de hacer un cómic erótico: «Lo único que recordaba era ‘Kiss Comix’, que aunque constituía un referente y me gustaba, se dirigía a un público heteronormativo, y a mi me apetecía hablar de manera diferente». Su propuesta fue muy bien recibida por Chemi Baralust y Antonio Guardiola: «Chemi estaba saliendo del armario en el ámbito profesional. Y por mi parte, yo también llevaba años haciendo dibujos eróticos, pero no sabía cómo expresarlo de forma profesional porque no quería sentirme juzgado y menospreciado por ello», nos cuenta Antonio.

 

«Hay cómics donde el sexo es un tema central pero siempre, a la hora de tratarlo gráficamente, se van por un lado más sugerente. Y precisamente el formato es mucho más libre porque es absoluta ficción, pero cuando hablamos de la pura y dura fantasía y libertad sexual, aún parece tema de segunda»

Rocío Vidal


 

La maquinaria no tarda en ponerse en marcha y en 2012 nace el primer volumen del fanzine 'Sextories, Historias con Chicha' del que se imprimen 300 copias y les permite darse a conocer. El segundo se vende muy rápido y se animan a duplicar la tirada para el tercero, llegando a los mil ejemplares. El paso al formato magazine ya era inevitable.

Recién salido del horno, el primer volumen de la revista contiene cien páginas con doce historias de lo más dispar. Detrás de Sextories no sólo están Rocío, Chemi y Antonio sino que, para que que podamos disfrutar de la publicación cada seis meses, es necesaria la implicación de un equipo fijo de siete personas y una larguísima lista de colaboradores. Más aún si tenemos en cuenta que ellos mismos se encargan de la edición, distribución y venta on line. Porque a pesar de su creciente número de fans, Sextories no se puede encontrar en cualquier librería. Las grandes editoriales apenas publican cómics eróticos argumentando que el género no vende. Para Rocío, la situación tiene más que ver con cuestiones ideológicas: «Navegamos es un mar de soledad. Se hacen cómics eróticos vistiéndolos de mucha solemnidad para poder hacer menos vergonzoso el hecho de hablar de sexo. Hay cómics donde el sexo es un tema central pero siempre, a la hora de tratarlo gráficamente, se van por un lado más sugerente. Y precisamente el cómic es mucho más libre para ello porque no tienes actores; es absoluta ficción. Pero parece que, cuando estamos hablando de la pura y dura fantasía y libertad sexual, aún nos parece tema de segunda». Antonio está de acuerdo y añade: «Estamos en una etapa moralista. Se ha relegado la sexualidad al plano de lo privado y cuando se habla en público se categoriza automáticamente como porno. Hay un debate sobre erotismo, arte y pornografía en el que se cuestiona qué es políticamente correcto y cómo se debe tratar el sexo para un público generalista. Y vemos estereotipos que conducen a hablar sólo de la miseria y el cliché».

 
 Sextories, con Rocío y Antonio en el centro.

Sextories, con Rocío y Antonio en el centro.

 

En Sextories, Rocío, Antonio y Chemi huyen de estos callejones sin salida y tratan de mostrar la sexualidad sin rodeos, con una visión cultivable, positiva y placentera. Y aunque las historias contienen imágenes explícitas, la revista no es pornográfica: «Nuestro tratamiento es muy cercano a la pornografía, pero no llega a serlo porque no tiene la meta de excitar, aunque ocurra. Nuestro objetivo es la de la celebración del sexo. La excitación, la liberación, la diversidad, las partes emocionales y físicas vienen con ello», explica Antonio. Por eso, en cada número tratan de plasmar la mayor pluralidad de identidades, orientaciones y prácticas sexuales posible, siempre desde una perspectiva personal. No en vano, Sextories nace a partir de la necesidad de un grupo de jóvenes de expresar su propia erótica a través del dibujo: «Hubo un libro, que se llama 'Fresa y Chocolate' que, a pesar de ser bastante heteronormativo y de una historia de dependencia emocional, a mi me rompió la cabeza porque dije “yo quiero hacer esto, yo quiero hablar de la sexualidad con el desparpajo, naturalidad y ternura con la que está hablando esta chica”. Me inspiró muchísimo, y me hizo darme cuenta de que no tenía por qué avergonzarme de hablar de lo que a mi me interesaba, me apetecía y veía necesario porque no lo encontraba en ningún sitio», confiesa Rocío.

 

«El sexo va más allá de todas las cuestiones que a nosotros nos parecen correctas. Ser diverso es hablar de lo que te gusta y de lo que no»

Antonio Guardiola


 

En su lucha contra los estereotipos de género y sexualidad, llevan la diversidad por bandera aunque ello implique incluir en la revista no sólo prácticas o relaciones que les gustan sino también aquellas que no. Rocío cree que «tenemos que dejar de pensar que los artistas tienen que ser correctos y morales. Quizá no es su función y quieren tratar otros temas que forman parte de la vida. Es decir, que el hecho de dibujar algo, no conlleva hacer apología de ese algo. Se hace apología en el momento en que fomentas o apoyas en tu discurso ese algo. No es el qué, es el cómo». De ahí que algunos sectores feministas vean con recelo ciertas historias de Sextories: «El sexo va más allá de todas esas cuestiones que a nosotros nos parecen correctas.  Siempre hay una relación de poder en el sexo: puede ser consentida, invisible, subjetiva, subliminal, evidente, intercambiable… Hay tanto espectro que, tratar de reducir a un tipo de pensamiento la sexualidad, es cortar por lo sano la afirmación de que somos diversos. Ser diverso es hablar de lo que te gusta y de lo que no», resume Antonio. Ellos tienen clara su línea editorial: «No mostrar violencia a través del sexo, pederastia y sexo no deseado».

Alejados de los territorios comunes, mostrando la sexualidad de una forma honesta y sincera, consiguen contarnos historias diferentes, diversas, divertidas y con mucha chicha. 

Campaña sobre Chemsex de Stop Sida

Campaña sobre Chemsex de Stop Sida

¿Quieres casarte contigo?

¿Quieres casarte contigo?