Sexo en Stèreo-Inma Buendia y Estela Buendia

Hola

Sexo en Stèreo es un site dedicado a la normalización y educación sexual. Para ello, utilizamos toda la información que la sociedad nos brinda desde la cultura, la investigación y la ciencia. 

 

¿Con qué fantasean ellas?

¿Con qué fantasean ellas?

El imaginario erótico conforma las fantasías de mujeres y hombres. Hasta hoy la Sexología ha extraído una idea general sobre el de los hombres y las mujeres heterosexuales. A ellas les excita seducir, es decir, sentirse deseadas, por lo que sus fantasías tienen un eje basado en su propia estima: sentirse bellas y admiradas. Ellos basan su excitación en estímulos externos. No se ven tan influenciados por su propio aspecto o estado físico y mental, sino que si algo les resulta bello, sexy o excitante, los mecanismos echan a andar.

En resumen, las fantasías y deseos sexuales femeninos son menos homogéneos y puede variar dependiendo de las circunstancias de la mujer: con pareja estable, en fase de enamoramiento o sin compromiso. Al menos éstas son las conclusiones a las que han llegado Laura Carrión, Sonsoles Fuentes y Celia Blanco, autoras de diversas obras relacionadas con la sexualidad y la erótica femenina. Las tres escritoras coinciden en destacar las siguientes fantasías:

Sexo con otras mujeres

Según Laura Carrión, autora de Dímelo al oído (Temas de hoy, 2005), una de las fantasías femeninas más habituales pasa por "mantener relaciones sexuales con otra u otras mujeres". Resulta "lógico si se tiene en cuenta que los medios audiovisuales siguen mostrando el cuerpo femenino como el gran objeto del deseo". 

Con desconocidos

Las tres autoras coinciden en que muchas mujeres se erotizan imaginándose con un hombre con el carecen de vínculos, es decir, un desconocido. "Esta fantasía esconde un problema de fondo de falta de comunicación en la cama con la pareja. Se dan demasiadas cosas por supuestas y la mujer se siente incapaz de guiar a su hombre para indicarle cómo le gustaría que le hiciera sexo oral, o bien él no se atreve a pedirle que se masturbe ante sus ojos", opina Carrión. Ésta añade que "muchas mujeres se sienten furiosas con el padre de sus hijos, a quien a veces culpan en el fondo de la sobrecarga diaria a la que tienen que enfrentarse".

Tríos

Según las escritoras, hombres y mujeres sueñan con hacer tríos, pero ellos desean llevarlos a la práctica y ellas los prefieren dentro de los límites de su imaginación

Hombres más jóvenes

Celia Blanco, autora de  Con dos tacones, (La Esfera de los Libros, 2014), se encontró con bastantes mujeres a las que les excitaba seducir a hombres jóvenes. De hecho, comenta Blanco, "hay toda una generación de mujeres, nacidas en los 70, universitarias, que tienen bastante salud sexual y van cumpliendo todas sus fantasías".

Ser dominadas resulta erótico

A juicio de Sonsoles Fuentes, autora de Sex Confidential (Océano Ambar, 2009) e Inteligencia Sexual (Plataforma Editorial), "la fantasía de la dominación ejemplifica la diferencia entre las fantasías realizables y las que sólo excitan mientras no salgan de los límites de la imaginación, como es el caso".

Sonsoles Fuentes duda que exista una explicación psicológica válida para todas las mujeres, pero, "en general, una fantasía en la que el hombre domine la situación puede ser una manera de entregar el control al otro, de liberarnos de responsabilidad y de sentimientos de culpa, de abandonarnos al placer sin más".

 Exhibicionismo, voyeurismo y coleccionismo

Tener relaciones sexuales en lugares públicos es un estimulante muy común en ambos sexos, probablemente por el morbo del exhibicionismo. El cual, junto al voyeurismo, influye también en la atracción por los intercambios de pareja y los encuentros grupales. Antona comenta que "la fantasía aquí es una manera de canalizar cierto tipo de conductas que socialmente no son aceptadas".

 

 

Foto: Lina Scheynius

Elle

Elle

Mi salud, mi derecho

Mi salud, mi derecho