Sexo en Stèreo-Inma Buendia y Estela Buendia

Hola

Sexo en Stèreo es un site dedicado a la normalización y educación sexual. Para ello, utilizamos toda la información que la sociedad nos brinda desde la cultura, la investigación y la ciencia. 

 

Besos, besos y más besos

Besos, besos y más besos

El primer beso que damos contiene un gran ritual. Es en este acto íntimo donde se miden los  y las valientes. Hay besos que se dan y otros que se reciben. Los más apasionados, alternan besar y ser besado. ¿Os acordáis del vídeo First Kiss, cómo inundó la red y se hizo viral?. Con la frase “Hemos pedido a 20 extraños que se besen por primera vez” daba inicio. Su éxito fue tal que en apenas unas horas recibió 30 millones de visitas.

¿Qué tienen los besos, que nos gustan tanto?

A pesar de las múltiples investigaciones realizadas, no hay consenso en la comunidad científica. Hay quienes sostienen que el beso es una conducta aprendida heredera del acto ancestral por el que las madres masticaban la comida para sus hijos y se la transmitían de boca a boca.

Frente a ello, están quienes afirman que se trata de un acto instintivo. Esta teoría se basa en el comportamiento de los bonobos, quienes son, junto a los chimpancés, los parientes vivos más cercanos al ser humano. Se ha observado que los bonobos se besan profundamente, con lenguas tanteantes. A veces lo hacen para tranquilizarse tras una pelea; otras lo hacen sin razón aparente. Además estos chimpancés practican la cópula de forma muy frecuente. Mantienen relaciones sexuales en diversas posturas, entre las que se encuentra el cara a cara, durante la cual el beso cobra un gran protagonismo.

La explicación más reciente afirma que al besarse, de forma instintiva, las mujeres buscan un compañero adecuado con el que procrear. Es decir, las feromonas emitidas durante el beso aportarían información biológica que permitiría a la hembra conocer la compatibilidad genética con el macho.

La psicología también aporta varias visiones. La más clara quizás, sea la de Bowlby y los teóricos del apego. El bebe humano, que nace indefenso, presenta un instinto innato: el de succión. Éste le lleva a buscar el alimento, la mama que les provea de leche. Según estos mismos teóricos, el instinto primario de supervivencia manifestado a través de la succión, acaba transformándose y completándose con el tiempo, a través del aprendizaje.

Así, el beso erótico sería el resultado de tres fuerzas: biológicas, psíquicas y sociales. Algunos sostienen que las dos últimas son resultado de la primera. En cualquier caso, pocos negarían que la compulsión a besar puede ser tan intensa como el deseo de comer cuando tenemos hambre.

La española cuando besa, es que besa de verdad. Así cantaba Manolo Escobar, y seguro que tenía sus razones. Un beso de amor, un beso erótico, no se da a cualquiera. Suaves o agresivos, lentos o rápidos, apasionados o cautelosos… todos los besos merecen un recuerdo.

La OMS desclasifica la transexualidad como enfermedad

La OMS desclasifica la transexualidad como enfermedad

Ni Nerea Naiz | Yo soy Mia

Ni Nerea Naiz | Yo soy Mia